• Que el cliente haya seguido los procedimientos de mantenimiento adjuntos.
  • Que las instalaciones hayan sido utilizadas con el fin para el que fueron diseñadas.

  • Que no hayan sido manipuladas, modificadas o alteradas por personas ajenas sin previa autorización.

Galería fotográfica