La amplia experiencia adquirida en la instalación de porches y pérgolas de madera, durante más de una década me han posibilitado, crear e implantar unos procedimientos de trabajo, los cuales me permiten garantizar la funcionalidad y belleza de nuestras instalaciones, sin ningún tipo de duda y con toda la confianza del mundo.
Queda garantizada la funcionalidad, estabilidad, duración y calidad de la instalación. Garantizando la total ausencia de moho y protección ante el ataque de insectos para todas la estructuras de madera laminada. Queda garantizado también que todos los elementos secundarios necesarios para la instalación son de primeras marcas en el sector, contando con sus correspondientes fichas técnicas. Si la instalación mostrase en el plazo establecido defectos causados por una incorrecta fabricación, se realizarían los trabajos y sustituciones necesarios para solucionar los desperfectos sin generar un coste adicional para el cliente. El plazo de garantía es de dos años. La aparición de pequeñas grietas o fisuras en la madera, gotas de resina, así como cambios de color, son producto de su natural ajuste a las variaciones de temperatura y humedad de la nueva ubicación. Siendo particularidades propias de un material natural que marcan un claro diferencial estético frente a otros. Estas alteraciones no degradan las cualidadesestructurales de la instalación, quedando consecuentemente excluidas de la garantía.
Visto: 782

  • Que el cliente haya seguido los procedimientos de mantenimiento adjuntos.
  • Que las instalaciones hayan sido utilizadas con el fin para el que fueron diseñadas.

  • Que no hayan sido manipuladas, modificadas o alteradas por personas ajenas sin previa autorización.

Visto: 544

La madera al tratarse de un producto natural requiere de tratamientos preventivos, que serían aplicados antes de su instalación definitiva, con esto conseguimos que esta goce de buena salud y en consecuencia tenga un aspecto atractivo y saludable. Estos tratamientos son preventivos de ataques biológicos que pueda sufrir la madera, como hongos e insectos. Son aplicados en dos manos como máximo en nuestras instalaciones, quedando protegidas durante seis años las partes donde no les de el sol y cuatro las expuestas al mismo. La reaplicación es muy sencilla, no requiere lijado ni decapado, es inoloro y no contamina. Por todo lo anterior una vez realizada la aplicación mantendremos cuidado y saludable nuestra instalación durante muchos años.
Visto: 610

      

Aviso Legal

Galería fotográfica